Avistando Tiburones en Sudáfrica

erv_seguro_viaje_tiburones_sudafrica31/10/2013

Injustamente tratado por el cine el tiburón es uno de los animales más increíbles de nuestro planeta. Desde hace años, en el extremo sur del continente africano, se ofrece al turista la posibilidad de bucear y entrar literalmente en contacto con algunas de las especies más impresionantes de escualos: tiburones tigre, azules y makos, tiburones ballena y, por supuesto, el gran tiburón blanco, uno de los más grandes depredadores del mundo. Estar cara a cara frente a uno de ellos, es una experiencia única en la vida. Un “subidón” de auténtica adrenalina que jamás se olvida. De todos modossi no te atraen demasiado estos “riesgos” como nos pasa a la mayoría, puedes conformarte con verlos y fotografiarlos desde la borda del barco, además de poder realizar muchas otras actividades relacionadas con la fauna marina.

A pocas millas náuticas de las costas que forman la Bahía de la Mesa, sobre la que se asienta la Ciudad del Cabo (Capetown, la segunda ciudad más poblada de Sudáfrica, detrás de Johannesburgo), existen numerosas colonias de focas, auténtica “barra libre” para algunas especies de tiburones como el Gran Blanco. Muchos de los documentales que vemos en televisión sobre tiburones están rodados aquí.
La pequeña y encantadora villa de Simon’s Town se ha convertido en la base de operaciones de cara al turista para todo lo que tenga que ver con el tiburón: charlas educativas, cursos de buceo, excursiones… Los más osados pueden sumergirse en jaulas (e incluso bucear fuera de ellas) y utilizar cebos para atraer a los escualos; aunque también podemos ver el espectáculo desde cubierta, donde los marineros ofrecen carnaza al animal para que emerja del agua. Está comprobado, además, que por una cuestión de electromagnetismo, si se toca al tiburón en un punto del morro se queda momentáneamente hipnotizado, como “groggy”. ¿Alguien se atreve?
En otras excursiones se atrae a los escualos con un señuelo en forma de foca para ver cómo tiburones de más de tres metros impulsan todo su cuerpo fuera del agua en un patrón de caza único en el mundo. Es lo que se conoce como “breaching”.
Un poco más al Sur, al otro extremo de la bahía, se encuentra Gansbaai, considerada la Capital Mundial del Tiburón Blanco. Aquí es donde la temporada es más larga y donde hay más posibilidades de avistar tiburones durante todo el año. De todos modos, ninguno de los operadores turísticos de la zona nos garantiza al cien por cien que vayamos a ver saltos de tiburones, ni que se vayan a cumplir todas nuestras expectativas, ya que es el clima y la impredecible vida marina la que determina el éxito total de la excursión, pero la posibilidad de ver estas criaturas en acción es muy alta.
Nos hemos centrado en los tiburones, aunque también se pueden avistar habitualmente ballenas, pingüinos (que suelen robar las pertenencias de los bañistas en las playas), e incluso dedicarnos a la pesca del atún, que suele poblar estas aguas. Un viaje que seguro recordaremos por mucho tiempo.