Berlín: 25 Años sin Muro

Se conmemoran en 2014 los 25 años de la caída del tristemente famoso Muro de Berlín, símbolo durante la segunda mitad del siglo XX de la división del mundo en dos bloques antagónicos y cicatriz de hormigón de un país, Alemania, partido durante décadas en dos mitades (RDA y RFA). Por este motivo la ciudad se prepara para celebrar esta fecha con numerosos eventos que culminarán el 9 de Noviembre. ¡Qué mejor momento para realizar una escapada que tengas pendiente a esta fantástica ciudad!

asistencia_viaje_erv_berlin_puerta

 

Iniciada su construcción en Agosto de 1961 (por orden del entonces presidente de la RDA, Walter Ulbricht), el “Muro de Protección Antifascista” (como así se le denominó oficialmente) hizo que la ciudad de Berlín quedase partida en dos mitades: la zona Este bajo control de la extinta Unión Soviética, y la zona Oeste bajo control de EE.UU. Su construcción reflejó la fase más tensa de la llamada “Guerra Fría” entre las dos superpotencias ganadoras de la 2ª Guerra Mundial en 1945. El famoso y virtual “Telón de Acero” quedaba materializado así, en ladrillo y cemento, como frontera entre dos mundos, entre dos concepciones opuestas de hacer  política: el capitalismo y el comunismo. A lo largo de los 28 años de existencia del muro, muchas personas murieron en el intento de superar la dura vigilancia de los guardias fronterizos de la RDA, huyendo de las férreas doctrinas comunistas con el fin de encontrar mejores condiciones de vida en la Europa occidental.

Para ser exactos, el Muro de Berlín estaba constituido por dos paredes, paralelas, con una zona comprendida entre ambas que era definida como “franja de la muerte” y se extendía 43 kilómetros por la ciudad y un total de 165,7 kilómetros por las afueras, siendo el paso fronterizo principal entre las dos Alemania la Puerta de Brandeburgo, símbolo de la ciudad de Berlín.

 

asistencia_viaje_erv_berlin_muro

 

El 9 de Noviembre de 1989 los berlineses empezaron a atravesar el muro en masa y a derribarlo con las herramientas que tenían a mano después de que el miembro del Politbüro de la RDA, Günter Schabowski, leyese sorpresivamente ante la prensa el comunicado por el cual las fronteras quedaban abiertas. Fue el principio del fin del bloque comunista. El principio del fin de la división de Alemania y Europa.

Berlín ha sabido convertir en “plus turístico” su historia reciente como lo demuestra que los restos aún en pie del muro siguen siendo visita obligada para el creciente flujo de extranjeros que llegan a la ciudad. A día de hoy quedan pequeños trozos del llamado «Muro de la Vergüenza», como fue bautizado por parte de la opinión pública occidental, la mayoría del cual se encuentra en la East Side Gallery. La East Side Gallery es un tramo del muro, de cerca de 1.250 metros, que en 1990 fue pintado por artistas de 21 países que interpretaron en más de cien graffittis los cambios políticos del año 1989/90. La obra más famosa es sin duda el beso entre Breznev (el que fue jefe de Estado de la Unión Soviética) y Honecker (el que fuera jefe de Estado de la RDA) del artista ruso Dimitri Vrubel. Una manera creativa de abordar la caída del muro.

Para conmemorar este 25 aniversario de la caída del Muro de Berlín, la ciudad propone un amplio programa de eventos, exposiciones y actos conmemorativos, que tendrán su colofón el 9 de Noviembre, día en el que, hace un cuarto de siglo, se desplomó la barrera que dividía la actual capital del país. Esta conmemoración coincide además con un año especialmente importante para Alemania, que recordará el centenario del inicio de la Primera Guerra Mundial (1914-1918) y los 75 años del estallido de la Segunda (1939-1945). Asimismo, el ayuntamiento berlinés engalanará del 7 al 9 de Noviembre más de 15 kilómetros con 8.000 luces blancas siguiendo el antiguo trazado del muro, desde el turístico Mauerpark hasta el puente Oberbaumbrücke, pasando por la emblemática East Side Gallery, el fragmento más largo que se conserva del muro de Berlín. Al caer la tarde del próximo 9 de Noviembre miles de globos blancos serán soltados y flotarán hacia el cielo en una alegoría a que ese mismo día, 25 años antes, los berlineses de uno y otro lado se agolparon en los pasos fronterizos tras la noticia de que el bloqueo había finalizado.

Es esta una ocasión ideal para visitar la ciudad alemana, una de las capitales culturales y artísticas del mundo. La ciudad de los contrastes guarda numerosos secretos que la hacen un lugar de obligada visita. La capital alemana nos ofrece un  sinfín de lugares de interés en los que se refleja el dinamismo y el espíritu de la época, así como los grandes acontecimientos históricos y dramáticos del siglo XX. No pueden faltar en nuestro viaje las visitas a la Isla de los Museos (un complejo museístico de primer orden), la Catedral Evangélica, las plazas Alexanderplatz o Postdamer Platz siempre animadas y bulliciosas, el parque Tiergarten, el Zoo (con la mayor colección de animales del mundo) o la imponente mole del Reichstag (Parlamento). Y antes de volver al hotel, un paseo por Unter den Linden, concurrido bulevar auténtico centro de la vida nocturna berlinesa.

Berlín es un destino interesante, asequible y con numerosos vuelos desde nuestro país. En este sentido, el avión se presenta como la posibilidad más práctica para un viaje tranquilo, cómodo y rápido; a pesar de los varios años de retrasos acumulados para la apertura del nuevo aeropuerto internacional que deberá suplir a los dos aún en servicio -Tegel y Schönefeld-. Las obras del proyecto estrella “Aeropuerto Willy Brandt” empezaron en 2006, pero en lugar de inaugurarse en 2010 ha acumulado retrasos, reproches de mala gestión y dimisiones (la más reciente, la del alcalde de Berlín en la última semana de Agosto de 2014), quedando su apertura aplazada sine die. No obstante, esto no debería frenarnos a la hora de incluir a Berlín en nuestra agenda de turismo cultural para este otoño de 2014.

Para más información:  www.freiheit-und-einheit.de

El gobierno alemán ha creado este sitio web que, con el nombre de “Libertad y Unidad”, pretende acercar al ciudadano la agenda de los próximos meses. La página repasa, con fotos y textos, los meses que transcurrieron desde enero de 1989 hasta que se produjo la unificación efectiva de ambas Alemanias, el 3 de octubre de 1990, marcada simbólicamente por el tañido de la “Campana de la Libertad”.