CÓMO VOLAR CON NIÑOS Y SIN ESTRÉS

Consejos útiles para llegar relajado a tu destino.

¿Has facturado equipaje adicional? ¿Has traído los juguetes favoritos? ¿Tienes provisiones a bordo para los pequeños de la casa? Si estás bien preparado, tu viaje familiar en avión comenzará libre de estrés, disgustos y nervios. Birgit Dreyer, experta en viajes de ERV, nos revela sus trucos y consejos para comenzar relajados la mejor época del año.

Distribuye tu equipaje racionalmente

Cuando vuelas con niños, el coche de bebé, los juguetes, las bolsas con todo lo necesario para cambiar al niño y probablemente un montón de trastos más, tienen que distribuirse entre tus diferentes elementos de equipaje. Por consiguiente, es importante, antes de reservar plaza, recabar información sobre las normas específicas y servicios de cada compañía aérea. “Concretamente, necesitas tener claro de cuánto espacio libre va a disponer la familia”, explica Dreyer. “Comprueba también si puedes llevar contigo en el avión el cochecito o la sillita, y disponer de él al abandonar el avión tras el aterrizaje”.

Además, el viaje será mucho más relajado si Mamá y Papá eligen horarios de vuelos que sean específicos para niños y usen las opciones disponibles cuando formalicen la reserva, requiriendo elementos especiales como un asiento extra para niño o un capazo para el bebé.

Consejo Extra: Procura siempre llegar al aeropuerto con tiempo. Echar a correr hacia la puerta de embarque con niños y cargado con un montón de trastos suele ser muy complicado.

 

erv_seguro_viaje_vuelo_niños

 

Lleva a bordo provisiones extra

A los niños les afectan las emociones de los que están a su alrededor. Si los padres están en tensión, los pequeños de la casa también estarán con frecuencia nerviosos y asustados. “Incluso si tales situaciones no siempre son fáciles, todo es más sencillo si los padres actúan con calma y son un modelo a seguir para sus hijos”, comenta Dreyer.

Para que los estómagos de los pequeños no rujan, se permite llevar a bordo biberones y potitos. Las normas de seguridad para equipaje de mano no se aplican a la comida infantil destinada a ser consumida en el avión. Sin embargo, tiene que ser mostrada en el control de seguridad y, en ocasiones, ha de ser probada delante del personal de seguridad para verificar que es inofensiva.

“Además, se ha de tener en cuenta que algunas aerolíneas no suministran comida a niños menores de 2 años, si no se ha reservado con antelación. Por ello, recomiendo que aclare este punto al hacer la reserva y, si es necesario, traiga sus propias provisiones”, aconseja nuestra experta en viajes.

Consejo Extra: Para prevenir náuseas, los padres pueden dar a sus niños algo para beber antes de despegar y de aterrizar. Los caramelos duros o golosinas de mascar también son ideales para niños mayores de 3 años. Ayudan a aliviar la presión de los oídos.

 

erv_seguro_equipaje_aeropuerto_verano

 

Actividades adecuadas para niños en vacaciones

Por lo general, los niños son sensibles y por lo tanto más propensos al jet-lag. Si planea un viaje largo, se recomienda pasar los 3 primeros días acostumbrándonos al destino y no empezar inmediatamente a “hacer de turista” con largas salidas durante todo el día. “Generalmente, aplica lo siguiente: ¡menos es más! Las vacaciones son más tranquilas para toda la familia si los días tienen un ritmo similar al de casa y no estamos sobrecargados de actividades”, explica la experta en viajes de ERV. De este modo se les exige menos a los pequeños y así tienen más probabilidades de estar de buen humor.

Consejo Extra: Cuando se viaja con niños, las cosas pueden ocurrir demasiado rápido. Algo como pisar un erizo de mar en la orilla de la playa o acatarrarse con el aire acondicionado del avión, son accidentes comunes que pueden entorpecer las vacaciones. Con el Seguro Anual de ERV, los miembros de las familias están asegurados antes y durante el viaje.

Asegúrate de que tú y los tuyos, disfrutáis vuestras  vacaciones. ¡Buen viaje!