CONDUCIR POR EUROPA

asistencia_viaje_erv_conducir_europa_francia

10/10/2013

Algunas personas afrontan con temor los viajes en coche al extranjero, aunque sea a países europeos. Sin embargo esta experiencia puede ser muy positiva y enriquecedora. Aprovechémonos de la libre circulación entre países y recorramos este maravilloso continente descubriendo todo lo que nos une a nuestros vecinos de la UE y también todo lo que nos diferencia. Aquí os dejamos algunos unos consejos básicos para un viaje seguro por nuestro continente, partiendo ni más ni menos que del sentido común y la previsión.

Su Vehículo

Debemos asegurarnos de que nuestro coche está en condiciones de realizar varios miles de kilómetros sin riesgo para la seguridad de sus ocupantes. Comprobemos el dibujo y la presión de los neumáticos, los niveles de agua y aceite, funcionamiento de faros e intermitentes (llevemos bombillas de recambio) y nivel de carga de la batería. Exactamente igual que cuando vamos a realizar un viaje largo por España.

Si el coche hace tiempo que no pasa un revisión, quizás sería recomendable acercarnos al taller. Todo depende también del tipo de viaje que vayamos a hacer: no es lo mismo una travesía en 4×4 por Los Cárpatos que un viaje por autovías francesas y alemanas, y en función de ello pensemos qué contingencias podría sufrir nuestro vehículo.

 Documentación

Exactamente lo mismo que debemos llevar siempre: permiso de conducción, permiso de circulación del vehículo, tarjeta de inspección técnica y recibo del seguro (aunque en España ya no sea obligatorio). Si llevamos remolque, no olvidemos también su tarjeta de inspección técnica.

Ahora bien, ¿original o copia? Muchos conductores prefieren llevar una fotocopia por si les roban el coche. Esto es posible pero las reproducciones deben estar cotejadas (compulsadas) con el original. Se pueden compulsar en los registros de los órganos administrativos a que se dirijan. O también en los registros de cualquier órgano administrativo, que pertenezca a la Administración General del Estado, a la de cualquier Administración de las Comunidades Autónomas, o a la de alguna de las Entidades que integran la Administración Local si, en este último caso, se hubiese suscrito el oportuno Convenio.

Seguro y Atención en Carretera

asistencia_viaje_erv_conducir_europa_campingMuchas compañías de seguros de automóvil ofrecen cobertura en viajes al extranjero para breves períodos de tiempo. Lo mejor es informarnos y saber si en los países que vamos a visitar tiene esa cobertura o no. Es recomendable también que la póliza cubra a otros conductores distintos del habitual, algo ideal para parejas o grupos de amigos que se van a ir turnando en la conducción.

Si tenemos contratado un servicio de atención en carretera, consultemos también qué incluye en caso de avería en el extranjero: sustitución de vehículo, alojamiento, repatriación, etc. Para emergencias en carretera no olvidemos lo esencial: triángulos de aviso y chalecos de gran visibilidad para todos los ocupantes del coche.

Mapas, Navegación, Telefonía

Los sistemas actuales de GPS nos permiten desenvolvernos sin problema allá donde vayamos; sin embargo, pensando en una posible avería del aparato o en una zona sin cobertura, la opción tradicional del mapa de carreteras en papel dentro de la guantera es muy recomendable.

Asimismo, deberemos solicitar a nuestro operador de telefonía móvil la opción de roaming para poder utilizar nuestro terminal en el extranjero, algo imprescindible para viajes largos. Existen en la actualidad numerosas aplicaciones para smartphone con las que podemos consultar el estado del tiempo, buscar alojamiento y restauración, etc. Próximamente, aquí en nuestro blog, os hablaremos de ellas.

Peaje

En función de nuestra ruta y tipo de viaje podemos necesitar utilizar vías de peaje. Aunque en muchas de ellas se puede pagar ya con tarjetas de crédito, no olvidemos llevar siempre dinero en metálico. Recordemos también que hay países en Europa donde no se utiliza el Euro.

 Y como recomendación general para un viaje seguro, investiguemos siempre antes lo relativo a cada país en cuanto a límites de velocidad y otras normas que pueden variar de estado a estado. Y si visita el Reino Unido, ya sabe, ¡péguese a la izquierda!