Descubriendo Nueva Zelanda sobre dos ruedas

22/05/2014

seguro_equipaje_cicloturismo_nueva_zelandaNueva Zelanda está repleta de cosas para disfrutar. Lo más difícil a la hora de planear tus vacaciones si vas a viajar hasta este país de las antípodas será decidir qué hacer primero.  Esta vez nos centraremos en el cicloturismo: para los cada vez más numerosos amantes de la bicicleta, 2014 es el año ideal para visitar Nueva Zelanda. Este año finaliza la construcción del carril bici que recorre más de 2.500 km por todo el país y que ha sido diseñado para mostrar los mejores paisajes, la cultura y el patrimonio de este archipiélago.

Hace ya tiempo que las autoridades del país descubrieron que se podían utilizar muchos senderos existentes, antiguos caminos militares, rutas de diligencias, trazados ferroviarios abandonados y carreteras secundarias, uniéndolos entre sí con el propósito de dar forma a un gran carril de bicicletas. O mejor dicho, a una red o sistema de carriles interconectados, todos ellos con suaves pendientes, aptos para casi todas las edades y estados físicos, sin necesidad de ser expertos ciclistas. El gobierno se comprometió a financiar la construcción y las autoridades locales se ocupan de mantenerlos, con los ingresos obtenidos por el turismo.

seguro_equipaje_ciclismo_nueva_zelandaLa ruta es conocida como New Zealand Cycle Trail, con 23 circuitos a lo largo de la Isla Norte y la Sur (las dos mayores de todo el país). Los paseos son gratuitos, pudiendo hacerlos en solitario, en familia o grupo, o incluso también con un guía. ¿Y cómo venir con tu bici hasta Nueva Zelanda? No es necesario traerla. Existen innumerables empresas o comercios de alquiler de bicicletas, con una gran variedad de modelos y características (incluso eléctricas o modelos retro). También puedes encargar que trasladen tu equipaje entre las paradas (a los alojamientos previamente concertados) y así te ocupas sólo de pedalear, ligero y sin carga (sólo lo imprescindible para esa jornada), disfrutando de los increíbles paisajes que ofrece este rincón del mundo: exuberantes bosques, montañas nevadas, playas de ensueño, viñedos infinitos…

La oferta hotelera neozelandesa es muy amplia, encontrando desde los clásicos y muy británicos “Bed & Breakfast” hasta lujosos hoteles de 5 estrellas, con toda la variedad intermedia de hostales, moteles, albergues, bungalows, etc. Recomendamos no escatimar a la hora de elegir un buen alojamiento, ya que, tras pedalear durante varias horas, nuestro cuerpo seguro que va a agradecer un baño relajante y una cama mullida. Y a la mañana siguiente, un copioso desayuno imprescindible para recuperar energías.

Si no somos ciclistas habituales, es importante informarnos antes en revistas o páginas especializadas sobre la ropa y calzado más adecuado para realizar este tipo de turismo. Por otro lado, no está de más  practicar durante unos días antes de iniciar el viaje para ir “calentando motores”. Y por último, y no menos importante, si vas a viajar hasta Nueva Zelanda para esta práctica o cualquier otra, no olvides hacerlo con un  seguro de viaje. Primero, porque si sufres una caída en bici puedes necesitar asistencia médica (puede ocurrirle al más experimentado ciclista) y, segundo, porque un viaje como ese no se realiza a menudo, y no merece la pena arriesgarse a sufrir un imprevisto que arruine tus vacaciones a este maravilloso país.

Puedes encontrar más información sobre el carril bici en la web oficial:  www.nzcycletrail.com

Y si necesitas un seguro de viaje, ya conoces nuestra web!

www.erv.es

Buen viaje!