Edimburgo, un destino de cuento

Con varios puentes y festivos a la vista, Edimburgo se presenta como una ciudad ideal para escaparnos este otoño durante tres o cuatro días. Aunque cuenta con una gran variedad de atracciones turísticas, un fin de semana largo es tiempo más que suficiente para disfrutar al máximo de la ciudad escocesa.

¡Ni siquiera gastaremos tiempo en desplazamientos! El aeropuerto de Edimburgo está muy cerca de la ciudad. Por tan solo 4,5£ en autobus o 5,5£ en tranvía nos plantaremos en el centro en menos de 30-35 minutos. Además, una vez allí, es una ciudad para conocer paseándola sin necesidad de coger transporte público constantemente.

Edimburgo se divide, básicamente, en dos zonas turísticas: Ciudad Vieja (Old Town) y Ciudad Nueva (New Town), cada una de ellas con lugares de interés que no podemos dejar de visitar. Nosotros recomendamos dedicar un día a cada zona.

¿Qué ver en Old Town?

Para visitar todos los lugares de interés de Old Town, tomaremos como referencia su calle más famosa, la Royal Mile, pues recorriéndola tendremos acceso a sus principales atracciones turísticas. Empezaremos por la obligada visita al Castillo de Edimburgo: recomendamos madrugar para aprovechar bien la mañana, pues en esta visita podemos emplear fácilmente dos horas.

Si el tiempo no apremia demasiado, también podemos aprovechar que estamos en la zona para visitar la Scotch Whisky Experience o la Cámara Oscura, un lugar muy curioso plagado de acertijos e ilusiones ópticas.

La siguiente parada será la Catedral de St. Giles, donde recomendamos entrar, pues resulta curiosa la combinación de colores y texturas variadas debido a las constantes remodelaciones que ha experimentado a lo largo de su historia.

Catedral St Giles Edimburgo

Tampoco olvides visitar al perro más conocido de Edimburgo, el Greyfiars Bobby, un animal que acompañó la tumba de su amo durante cerca de 14 años, en el cementerio de Greyfiars.

El Palacio de Holyrood es también una visita indispensable en nuestra jornada por Old Town, recomendamos un paseo por las ruinas de la Abadía de Holyrood y por los jardines que tiene alrededor.

Por último, para los amantes de los museos, en Old Town encontrarán el Museo Nacional de Escocia, donde es interesante subir a la azotea para contemplar unas bonitas vistas de Edinburgo. Otros museos que puedes visitar, gratuitos, y que no te llevarán mucho tiempo son el Museo de la Infancia, el Museo de Edimburgo y el People’s Story.

¿Qué ver en New Town?

Esta parte de la ciudad, en realidad, no hace precisamente referencia al modernismo de la zona, sino al lugar donde las clases altas construyeron sus mansiones de estilo neoclásico buscando un sitio más apropiado en que vivir.

Como punto de partida tomaremos la calle Waterloo Place con Princes Street, que será en este caso el eje que nos guiará por las distintas atracciones turísticas de la zona. Si caminamos 5-10 minutos en dirección a Calton Hill, nos encontraremos la entrada al Cementerio Old Calton, donde está enterrado el filósofo David Hume cuyo mausoleo es interesante visitar. Recomendamos aprovechar la salida del cementerio para seguir caminando y disfrutar de las preciosas vistas que ofrece Edimburgo contempladas desde la colina Calton Hill. Si al viajero no le asustan las alturas, también se puede seguir subiendo hasta el mirador del Monumento a Nelson Mandela.

Vistas desde Calton Hill

Una vez hayamos visto todo Calton Hill, volveremos a la calle principal Princes Street. Junto a sus jardines encontramos otra atracción turística indispensable: el Monumento a Scott, el novelista escocés más conocido. Subir a al Monumento también nos permitirá disfrutar de unas vistas preciosas.

En sintonía con el estilo neoclásico de la zona, también encontramos muy cerca la Galería Nacional Escocesa y el Museum on the Mound, muy recomendado para quienes viajan en familia y, por lo tanto, muy entretenido para los niños.

Volvemos a Princess Street y, desde aquí, tomamos cualquiera de sus calles hasta llegar a la George Street. Tomando nuestra izquierda, caminando llegaremos a la Charlotte Square, donde recomendamos visitar el mejor ejemplo de arquitectura típica de Edimburgo, la Georgian House. Visitar la construcción nos llevará aproximadamente una hora, una buena manera de terminar nuestro tour turístico por New Town.

Visitar lo más importante de Edimburgo en un par de días es posible, pero si al viajero le sobran días, también le recomendamos visitar el antiguo barrio de pescadores Leith, pasear por el barrio residencial Stockbridge (con sus puertas de colores y viviendas elegantes) o hacer una escapada a la ciudad de Inverness, a unas 4 horas en coche al norte, con excursión incluida al Lago Ness y las Highlands.

Cómo comer en Edimburgo sin gastar demasiado

En Edimburgo encontrarás una gran variedad de platos típicos como el haggis (muy similar a nuestra morcilla, se utilizan vísceras de cordero con especias para elaborarlo. Ya lo mencionam) o la Stovies, una ensalada elaborada a base de patata y cebolla ideal para acompañar otros platos. También es típico el Scotch Broth, un guiso de ternera o cordero, puerros y col. Los platos de su gastronomía suelen ser muy calóricos, pero recomendables para combatir el clima frío de la zona.

Es por ello que, como buenos escoceses, es imprescindible disfrutar al máximo de la gastronomía local. Para hacerlo sin gastar demasiado, recomendamos:

  • – Pedir en restaurantes agua del grifo para acompañar la comida. El agua en Edimburgo es potable, por lo que resulta muy práctico poder pedirla en los establecimientos de la zona para ahorrar en nuestros gastos viajeros.
  • – Además de la gastronomía típica, también encontraremos numerosos restaurantes de comida rápida accesibles a todos los bolsillos. Incluso se pueden adquirir en supermercados de la zona los típicos deal meal: típico “menú” de bocadillo, bebida y fruta que nos sacarán del apuro.
  • – En los pubs encontraremos más opciones para comer por buen precio que en los propios restaurantes: suelen tener platos del día o platos combinados mucho más baratos que en los típicos restaurantes de la zona.

Visitar Edimburgo es una experiencia única difícil de olvidar. ¿Has preparado ya la maleta? No olvides incluir tu seguro de viaje para unas vacaciones más tranquilas.