En busca del sol invernal

seguro_viaje_erv_playa_lanzarote8/11/2013

El verano no tiene por qué ser la única estación en la que poder disfrutar de unas vacaciones al sol. ¿Por qué no combatir el “bajón” y apagamiento invernal con unos días al sol en latitudes más cálidas? Disfrutar de unas vacaciones (el que pueda, claro) a final del año también
es una gran idea. Los precios de viajes y hoteles descienden, en muchos otros países las temperaturas suben, y además supone una inyección de energía en pleno invierno.
A continuación, enumeramos cinco destinos especialmente pensados para unas vacaciones familiares: desde la encantadora y exótica Camboya, en el sudeste asiático, hasta destinos más próximos en el Mediterráneo, que nos ofrecen una dosis constante de sol y calor, evitándonos además largos trayectos en avión.

Islas Canarias

Las “Islas Afortunadas” en donde siempre es verano, ya que las temperaturas raramente bajan de 20º C. Lanzarote, Tenerife y Gran Canaria, especialmente, ofrecen en estos meses paquetes turísticos con precios muy atractivos, ideales para viajar en familia.

Gran Canaria, y sus kilómetros y kilómetros de playas de fina arena, es la elección perfecta para una escapada invernal donde se busque relax, pero también otro tipo de actividades para mantener siempre entretenidos a niños y adultos: parques acuáticos, zoo y delfinario de Paltimos Park, Sioux City, museos, compras, etc.

Marruecos

seguro_viaje_erv_desierto_marrakechLa proximidad a nuestro país es un aliciente a la hora de valorar costes y tiempos de viaje. Es imprescindible visitar Marrakech, con sus zocos bullangueros y repletos de personajes curiosos. La vida allí tiene otro color, otros sonidos, otros olores… La ciudad además ofrece una espléndida arquitectura, una gastronomía y una cultura increíbles. Marrakech constituye una perfecta “base de operaciones” desde la que realizar excursiones y aventuras por la zona. A los niños, y a los no tan niños, les encantará un paseo en camello y dormir en una jaima en el desierto.

Esauira (la antigua Mogadur), situada en la costa atlántica, es otro interesante destino si queremos practicar surf, o simplemente disfrutar de la playa, combinándolo con la efervescencia de la vida en sus calles y en animadísimos mercadillos de comida, ropa y artesanía.

Camboya

Para unas vacaciones familiares en invierno, Camboya puede suponer el destino ideal. En esta estación las temperaturas medias rondan los 25º C, lo que facilita las visitas y excursiones sin el sofocante calor y la humedad típicos del verano.

Una vez allí, la visita obligada son los templos de Angkor, monumentos sin igual en el sureste asiático en cuanto a escala y grandiosidad. Su magnitud y belleza deslumbran a todo el mundo. Ciertamente, no suponen un atractivo especial si vamos con niños… Hasta que les digamos que aquí se rodó “Tomb Raider”.

Otras actividades que proponemos son los viajes en rickshaw al amanecer, las visitas a los templos budistas con sus monjes vestidos de naranja, una travesía en barco por el río Mekong, un viaje en el tren de bambú, o simplemente empaparnos de la vida camboyana en las calles y comercios de enclaves turísticos como Sean Reap o Battambang. Si lo que queremos es sólo playa, sol y relax, recomendamos la localidad costera de Sihanoukville, con largos tramos de playa y un montón de actividades para mantener a toda la familia entretenida, así como numerosos bares, chiringuitos y restaurantes que sirven lo mejor de la cocina local y que nos harán olvidar rápidamente el frío que, mientras tanto, se estará pasando en España.

Barcelona

Aunque a priori no parezca un destino ideal para visitar en invierno, el clima en Barcelona en estos meses es templado y muy agradable. Visitar la capital catalana en estas fechas supone disfrutar de sus atractivos y calles sin las aglomeraciones propias de otros meses del año. Un fin de semana en Barcelona nos puede aliviar el hecho de no haber podido disfrutar de una semana o dos de vacaciones en otra época del año.

Los paseos por Las Ramblas, la onírica arquitectura de Gaudí, la visita a los mercados como La Boquería, la subida al Tibidabo y un sinfín de actividades pueden completar una breve pero intensa escapada invernal.

Chipre

La isla de Chipre es una opción perfecta para los que buscan sol en cualquier época del año. La costa occidental tiene una amplia gama de opciones y atractivos para unas vacaciones de invierno en familia. Destacamos sobre todo la pintoresca y acogedora Pafos, situada en el suroeste y con temperaturas medias de 20º C en Diciembre, que nos ofrece un sugerente combinado de opciones culturales y deportivas. Sus playas, sus tabernas típicas y sus tienda,  harán las delicias de toda la familia al completo.

Hemos ofrecido una pequeña muestra de cinco destinos ideales para disfrutar del sol de invierno con temperaturas propias del verano. Desde luego que hay muchísimos más como Sudamérica o la costa norte de África. Los dejamos para una segunda entrega. Mientras la preparamos, ve buscando en el armario la sombrilla y el bronceador. Te harán falta.