Halloween en Dublín: un viaje de miedo

seguro_anulacion_erv_halloween_dublin_bus

18/10/2013

Aunque inmediatamente se identifica esta celebración con Estados Unidos, Halloween es una fiesta de  origen celta. Fueron los emigrantes irlandeses que llegaron a América los que la implantaron allí y  rápidamente caló hondo en todo el país. A partir de ese momento, el cine y la televisión, como vehículos transmisores del “American way of life”, hicieron todo lo demás y la han llevado a convertirse en una fiesta internacional celebrada en numerosos países, entre ellos el nuestro. Proponemos, sin embargo, volver al origen genuino de Halloween y vivirlo en su ambiente más típico. Visitar Dublín para vivir el más auténtico de los Halloween.

La antigua fiesta celta de Samhain (en gaélico, “final de la cosecha de verano”) fue asimilada por los romanos y posteriormente rebautizada con la llegada del cristianismo como “All Hallows’ Eve” (Noche de Difuntos o de Todos los Santos), que finalmente derivó a la contracción “Halloween”. Los antiguos celtas creían que la línea que separa la vida con el otro mundo se estrechaba con la llegada del Samhain, pudiendo los espíritus (tanto benévolos como malévolos) atravesarla. Los ancestros familiares eran recordados y homenajeados, mientras que los espíritus malignos eran alejados mediante el uso de trajes y máscaras. Como protección surgió la idea de poner en las casas calabazas con formas horrendas, para así evitar encontrarse con uno de los espíritus más malévolos: Jack O’Lantern, quien, siempre según la leyenda, vagaba de aldea en aldea pidiendo “truco o trato” y, si no se llegaba a un trato con él, maldecía la vivienda con enfermedades, incendios e infortunios varios.

seguro_anulacion_erv_halloween_dublinHalloween es una buena excusa para visitar Dublín, y más si todavía no conocemos Irlanda y su capital (que recientemente ha recibido de la UNESCO la credencial de Ciudad Literaria). En esta festividad la ciudad se vuelca sobre la calle y se celebran numerosos eventos. El espíritu de Halloween se respira hasta en el último rincón de la ciudad, destacando el desfile “Samhain Halloween Parade”, el Festival de Cine de Terror, el Bram Stoker Festival, la maratón, espectáculos de fuegos artificiales, lecturas de historias de terror…Además, numerosas empresas y agencias locales organizan terroríficos paseos y excursiones por la ciudad y sus alrededores, incluyendo visitas a iglesias, castillos, mansiones, cárceles y cementerios que nos helarán la sangre.

Para recuperar nuestra temperatura corporal qué mejor que visitar los innumerables pubs de la ciudad, donde además descubriremos la generosidad y simpatía de los irlandeses, los “latinos del norte”, como se les ha llegado a definir. El encanto irresistible de Irlanda reside en la infinita amabilidad de sus gentes, en su carácter cordial, sencillo, parlanchín y bromista, que logra hacer que el turista español se sienta allí “como en su propia casa”.

Para completar la estancia en Dublín, y dado que es de las pocas ciudades con dos catedrales, podemos visitar la de Christ Church y la de San Patricio. Incluiremos también en nuestro recorrido el Trinity College, una de las universidades más antiguas del mundo, que alberga el famoso Libro de Kells (manuscrito de los Evangelios realizado por monjes celtas con una belleza y complejidad extraordinarias). Y pasearemos por los increíbles parques y jardines como el Phoenix Park, con un verde tan intenso que nos explica por qué al país se le conoce también como “la Isla Esmeralda”.