La Corona danesa, ser o no ser.

Si vas a viajar a Dinamarca después del 1 de Enero del próximo año, debes tener presentes algunos consejos a la hora de pagar en medios de transporte, comercios, establecimientos hoteleros o de restauración.

Lo primero a recordar es que, a pesar de formar parte de la Unión Europea desde 1973, Dinamarca no está incluida en la Zona Euro, por lo que no podremos utilizar nuestra moneda común (salvo en algún sitio en concreto donde extraoficialmente sí nos la acepten). De entrada, olvídate del Euro. La moneda danesa es la Corona (1 €=7,5 Coronas).

Y lo segundo es tener en cuenta lo habituados que están los daneses al pago con tarjeta y con móvil (este último, el producto bancario que más rápido ha crecido en Dinamarca); tanto es así que el pago en efectivo supone sólo el 25% de las compras que se hacen en el país. La mayoría de los clientes pagan con tarjeta o móvil, no importa que sea un paquete de tabaco, un periódico, una barra de pan, unas chucherías o un tentempié en un puesto callejero. Algo que, al principio de estar allí, desconcierta a la mayoría de turistas, pero a lo que rápidamente uno se habitúa.

erv_seguro_asistencia_medica_dinamarca

De tal modo que el Banco Central ha dejado de fabricar billetes y monedas, como primer paso hacia la eliminación del cash. Buscando también evitar los robos y reducir las posibilidades de evasión fiscal, economía sumergida y corrupción, el gobierno danés liberará a los comercios, a partir de Enero próximo, de la obligación de tener que admitir monedas y billetes, exceptuando algunos servicios básicos como los prestados por farmacias y oficinas de Correos.

Por otro lado, los detractores de este cambio señalan que la desaparición del dinero físico podría perjudicar a los colectivos más desfavorecidos, como personas sin recursos e indigentes. Por otro lado, los hackers y riesgos de seguridad informática son otras de las amenazas. La polémica, pues, está servida.

erv_seguro_viaje_dinamarca

Fotos: © VisitDenmark

Para terminar, recuerda que Dinamarca forma parte del Acuerdo de Schengen. Los españoles podemos entrar en Dinamarca como turistas sin necesidad de solicitar ningún tipo de visado, pero, como siempre, con la recomendación de contratar un seguro de viaje como los que ofrece ERV con las garantías imprescindibles para cubrir cualquier situación de emergencia que pudiera plantearse (retrasos, pérdida de equipaje, enfermedad, accidente, repatriación…).

Y no olvides visitar el Castillo de Kronborg, en Helsingorg, a 40 km. al este de Copenhague, escenario principal de la genial obra de Shakespeare, cuyo protagonista hemos incluido solapadamente en el título de este post. ¿Ser o no ser? ¿Viajar o no viajar? Sí, por supuesto, viajar, siempre.

Para más información, puedes visitar la web de la Embajada danesa en España: http://spanien.um.dk/es/