¿Cuáles son los mejores Mercadillos de Navidad?

Las Navidades son tiempo de celebración, de regalos, de estar con los nuestros, y por qué no, de viajar la familia al completo y conocer sitios nuevos. Las brillantes luces de colores y las típicas casetas y tenderetes de los mercadillos navideños constituyen un gran atractivo para visitar en los próximos días y una buena excusa para conocer otras ciudades y comunidades autónomas. Desde el blog de ERV os proponemos conocer algunos de los más tradicionales mercadillos navideños de nuestro país y, por supuesto, os deseamos unas muy felices Navidades y un próspero 2015.

MADRID

El mercadillo de la madrileña Plaza Mayor es uno de los más antiguos de España, datando de mediados del siglo XIX. En décadas pasadas, aquí se encontraba absolutamente de todo para la Navidad: desde el pavo para la Nochebuena hasta el último accesorio o figurita (de barro, claro) para el Nacimiento. Algunas costumbres cambiaron: el barro dio paso al plástico y el pavo ha perdido bastante protagonismo en nuestras mesas y, si se compra, no es vivo como antaño. Pero lo que no ha cambiado es la cara de los niños cuando desembocan en esta plaza a través de cualquiera de sus arcos y se encuentran con todo ese batiburrillo de figuras, adornos, disfraces y objetos de broma. Con la animación de artistas callejeros y con todo el bullicio que vive el centro de Madrid en estas fechas, la visita hay que tomársela con calma, pues nos llevará varias horas recorrer todas las casetas y disfrutar además del ambientazo que se vive en la calle con gente disfrazada, cantando y trasmitiendo ese espíritu de paz y solidaridad universal que anima estas fiestas. Para retomar fuerzas, qué mejor que el típico y madrileñísimo “bocata de calamares” que gusta por igual a pequeños y mayores, servido calentito en cualquiera de los numerosos bares de la zona.

erv_seguro_viaje_mercadillo_navidad_madrid

BARCELONA

El principal mercado navideño de la capital catalana es la Fira de Santa Llúcia (Feria de Santa Lucía), todavía más antiguo que el de Madrid ya que data de 1786 y es, sin duda, una de las tradiciones navideñas más arraigadas y antiguas de la ciudad de Barcelona. Ubicado en la zona de la Catedral (en pleno Barrio Gótico, un entorno inmejorable para una actividad de estas características) incluye más de 280 “paradas” (nombre que reciben aquí los puestos o casetas) ordenadas por sectores según los artículos que se venden: figuras para el belén, “verde” (musgo, árboles, corcho…) y artesanía. De adquisición obligada ha de ser un genuino “caganer”, cuya fama ya ha traspasado fronteras convirtiéndose casi en una suerte de souvenir de Cataluña, independientemente de la época del año en que estemos. ¿Sabíais que colocarlo en el nacimiento (siempre en un lugar discreto) tiene como objetivo atraer la prosperidad y buena suerte para el año siguiente?

erv_seguro_viaje_mercadillo_navidad_puesto_1 © Natursports / Shutterstock.com

BILBAO 

En la capital vizcaína, el principal mercado navideño tiene lugar a lo largo de la calle Bailén y consta de más de 40 casetas de madera con todo tipo de artículos navideños, así como artesanía típica vasca. Se complementa con el Mercado de Santo Tomás (que reúne, en la Plaza Nueva y alrededores de El Arenal, a miles de personas en torno a la gastronomía de la tierra y la fiesta) y con el Mercado de la Ribera (otro templo de la gastronomía ubicado junto a la Ría). Entre los tres, atraen a miles de personas que se acercan para hacer las compras navideñas con la certeza de que encontrarán lo mejor de lo mejor.

SEVILLA

En la ciudad del Guadalquivir, nuestro periplo navideño se reparte entre varios mercadillos especializados. Por un lado, en la Plaza Nueva, encontraremos unos 80 puestos de donde artesanos y comerciantes locales ofrecen un amplio surtido de cerámica, joyería, cuero, vidrio, juguetes de madera, ropa y otros artículos típicos de Andalucía. En la Plaza de la Encarnación y en la Alameda de Hércules encontramos los típicos mercados navideños con el complemento de atracciones infantiles, teatro, paseos en pony y muchas otras sorpresas para los más pequeños, con el plus del trenecito que hace de lanzadera entre ambos mercadillos. Por si fuera poco, tenemos además la Feria del Belén, una de las más importantes de España y de obligada visita para los belenistas profesionales, que se celebra alrededor de la Catedral y del Archivo General de Indias.

erv_seguro_viaje_mercadillo_navidad_puesto_2

© Iakov Filimonov / Shutterstock.com

VALENCIA

La Navidad valenciana se vive en la calle: numerosos mercadillos ocupan plazas, calles y mercados para ofrecer a turistas y locales desde juguetes o complementos navideños para decorar la casa, hasta productos artesanales como la cerámica o el vidrio. El mercadillo de Navidad más conocido es el que se sitúa por los alrededores del Mercado Central, con más de 60 puestos y, por otro lado, el Mercado de Reyes, uno de los más numerosos con cerca de 250 puestos y que se encuentra en las calles adyacentes del Mercado del Cabanyal. Además, merece la pena pasarse sin falta por la Plaza del Ayuntamiento para observar la famosa y monumental escena de la Natividad, realizada por artistas falleros y coronada por un enorme árbol.

SANTIAGO DE COMPOSTELA

El tradicional mercado navideño celebrado en el Paseo de la Alameda, tiene este año el atractivo añadido de respirar el ambiente y diseño típico de los mercadillos alemanes. Además de los adornos y accesorios propios de la Navidad, podemos encontrar también a la venta dulces, cavas, juguetes y libros, así como puestos de entidades solidarias y ONGs, con el fin de que ese deseo de felicidad tan propio de estas fechas no quede en una mera frase de cortesía, sino que también podamos materializarlo de algún modo hacia los más necesitados.

Hemos intentado recopilar sólo los más importantes mercadillos navideños de algunas de las principales capitales de España. En la mayoría de ciudades de nuestro país es habitual en estas fechas la aparición de otros muchos mercados y ferias de regalos, artesanía y complementos, así como atractivas exposiciones de belenes. Si no teníamos plan para estas fiestas, seguro que una escapada a alguna de estas ciudades nos sirve para desconectar de nuestra rutina, sin perder de lado el tradicional espíritu navideño. ¡Hasta el año que viene!