Marineros de Agua Dulce (2ª Parte: Europa)

Continuamos hoy con la segunda entrega de algo muy de moda últimamente: los cruceros fluviales. Hace unos meses os ofrecimos algunas ideas para realizar un crucero por alguno de los ríos de nuestros País y en esta ocasión queremos hacer un repaso de los trayectos más atractivos dentro de nuestro viejo continente. Los numerosos y caudalosos ríos de Europa constituyen un auténtico paraíso para travesías en barco por lo que no ha sido fácil realizar esta selección de ideas.  La mayoría de los que aquí encontraréis  incluyen actividades complementarias como visitas y excursiones a puntos de interés próximos a la ribera del río, así como entretenimiento a bordo de carácter didáctico, gastronómico o musical. Si vas a desplazarte por Europa este Otoño anímate a embarcarte en alguno de ellos y recuerda que, por muy breve que sea tu escapada, te recomendamos viajar con la protección que te proporciona un seguro de viaje y disfrutar al máximo de tu escapada.

Inglaterra

Optamos por navegar a lo largo del Támesis y descubrir la historia de Inglaterra, más allá de los recorridos en barco entre el Big Ben y el Puente de la Torre, que ya conocemos de anteriores visitas a Londres. Iremos río arriba visitando ciudades como Windsor y su residencia real o la ciudad de Oxford, conocida por albergar la universidad más antigua del país, así como otros típicos pueblos ingleses a orillas del río.

El río Támesis siempre ha sido fuente de vida desde la antigüedad, pues ya desde el Neolítico hay constancia de asentamientos en la zona, en la que más tarde, se asentarían las legiones romanas creando el puerto de Londinium, fundado en el año 43. El Támesis se fue convirtiendo, a partir de entonces, en parte fundamental de la historia de Inglaterra, sirviendo durante años como la principal vía para el transporte de mercancías nacionales e internacionales y como base para el ejército británico, siendo testigo de innumerables acontecimientos históricos.

Con sus 346 kilómetros, es el segundo río más largo del país y puede ser recorrido desde Londres hasta Oxford. A lo largo de toda esta zona el río fluye a través de bosques, praderas, pueblos medievales y castillos, constituyendo una experiencia realmente inolvidable. Los diferentes trayectos o paquetes comercializados (desde 3 hasta 14 noches en barco) incluyen por lo general visitas al Castillo de Windsor, los palacios de Kew y Hampton Court, y la universidad de Oxford. Los niños disfrutarán de lo lindo en el parque temático Legoland Windsor o en el zoo del Chessington World of Adventures (con más de 1.000 animales), los aficionados a la pesca podrán practicar su hobby favorito y, por la noche, podremos cenar y confraternizar con los lugareños delante de unas pintas en los típicos pubs, algunos con más de cinco siglos de existencia.

Escocia

Viajamos hacia el Norte para conocer el Canal de Caledonia, que con 100 kilómetros (37 de ellos artificiales) es la auténtica arteria fluvial de las Highlands escocesas.  Esta región es un lugar único en el mundo, lleno de misteriosos castillos situados sobre colinas, ciudades tranquilas junto al curso de agua, lagos, pubs acogedores y la melancólica música de las gaitas.

De Inverness parten diversos recorridos en barco desde 3 hasta 7 noches. Si hemos llegado hasta aquí sería inconcebible no navegar por el famoso Lago Ness, por si acaso Nessie se decide a aparecer… ¿no?

Como complemento al crucero se ofrecen además visitas a destilerías de whisky (con degustación incluida, como no podía ser menos), recorrido en un tren de vapor, tours en minibús, pesca, observación de aves, y otras actividades como golf, senderismo y rutas en bicicleta o a caballo.

seguro_viaje_erv_crucero_barco_francia

Francia

Uno de los destinos fluviales preferidos por los turistas es el soleado Canal du Midi, a través de los viñedos frondosos de la región vinícola del Languedoc. Con 240 kilómetros de longitud, el Canal du Midi resultó una obra de ingeniería revolucionaria cuando se construyó en 1694. En 1996, la UNESCO lo declaró Patrimonio de la Humanidad y actualmente registra la quinta parte del turismo fluvial francés, superando incluso al Sena.

En el trayecto, desde la bulliciosa Toulouse hasta las playas de arena dorada del Mediterráneo, se pueden hacer catas de vino (en las bodegas de vino de Ventenac), paseos en bici y visitas a localidades medievales y antiguas ciudades amuralladas como Carcassonne (una de las ciudades antiguas fortificadas más bonitas de Europa) y otros puntos de gran interés como la localidad mediterránea de Agde, la playa de Le Cap d’Agde, el hórreo de Narbonne, los viñedos de Paraza, las ruinas del Oppidum d’Enserune, la sabrosa cassoulet de Castelnaudary y la Cité de L’Espace (museo espacial) de Toulouse.

La oferta de recorridos en barco va desde 1 día hasta 4 noches y, por su proximidad a España, constituye una opción muy a tener en cuenta para una escapada veraniega u otoñal.

seguro_asistencia_erv_crucero_barco_danubio

Austria

El Danubio es el segundo río de Europa por longitud y una de las principales arterias de nuestro continente, siendo el único de importancia que discurre de oeste a este. Nace en la región de la Selva Negra, en Alemania, y fluye en dirección este durante unos 2.850 km, desembocando, dentro del litoral rumano, en el Mar Negro.

Como podemos imaginarnos, dada su longitud, la oferta de cruceros a lo largo de este río es abrumadora, con numerosas opciones de recorrido que discurren por territorios de varios países (Hungría, Alemania, Rumanía, Bulgaria…). Elegimos para comentar en nuestro blog, uno que recorra sólo el país austríaco, que nos permita vivir más intensamente el ritmo sugerido por Johann Strauss en su famoso vals: “¡Danubio azul! A través de valles y praderas corren tus ondas muellemente. Nuestra Viena te saluda. Tu cinta plateada enlaza playas y playas, y los corazones felices cantan a lo largo de tus hermosas orillas”.

Nuestro crucero realiza los 325 km. del trayecto Passau­‑Viena (y vuelta) en 8 días, complementado la travesía fluvial con paseos en bicicleta, visitas a famosas heuriger austríacas (tabernas donde el patrón sirve vinos de su propia cosecha), cenas a bordo (predominando productos biológicos y gourmet de la región de Wachau) y visita a la capital del país con su importante patrimonio histórico-artístico.

Alemania

Con una longitud de 1.233 km, el Rhin es la vía fluvial más utilizada en la Unión Europea, siendo navegable en un tramo de 883 km entre Basilea (Suiza) y su delta en el mar del Norte (en territorio holandés).

Como en el caso anterior, la oferta de cruceros fluviales es muy amplia, con trayectos que discurren por territorio suizo, francés, alemán u holandés.

Nos centraremos en el Rhin alemán, el Padre Rhin de los antiguos germanos, frontera entre su mundo y el imperio romano. El curso del río nos revela las leyendas y la historia de Alemania a través de sus paisajes.  Descubriremos imponentes castillos y fortalezas medievales, suntuosas residencias, abadías y palacios barrocos que constituyen el aspecto cultural y artístico más relevante de estos itinerarios, hasta llegar a Colonia, la joya del Rhin, con su catedral. Los amantes de la buena mesa y el buen vino saborearán los exquisitos pasteles, finos chocolates y algunos de los mejores vinos de Alemania en las visitas a ciudades medievales de larga tradición vitivinícola.

seguro_equipaje_erv_crucero_barco_volga

Rusia

Y finalizamos este artículo, surcando el curso del más famoso de los ríos rusos y el más largo y caudaloso de Europa: el Volga. Con opciones desde 9 a 12 días, nuestro crucero fluvial por la Madre Volga (como así es conocido), recorre los más de mil kilómetros que separan Moscú de San Petersburgo surcando los canales fluviales, ríos y lagos que comunican ambas ciudades. Gran parte del crucero tiene lugar en el curso del Volga, pero también por los ríos Neva, Svir y los lagos Onega y Ladoga. Además de Moscú (con visitas a la Plaza Roja y al Kremlin), y San Petersburgo (la “Venecia del Norte”, cuyo centro histórico es considerado por la Unesco, Patrimonio de la Humanidad.), este crucero fluvial permite conocer las ciudades medievales de Yaroslavl, Kostroma y Úglich.

El Volga desempeña también un gran papel en el imaginario ruso e inspiró numerosas novelas y canciones rusas (Los Remeros del Volga). A lo largo de su recorrido conoceremos en profundidad la Gran Rusia, sus costumbres, gastronomía, folklore, etc., constituyendo este crucero una experiencia inolvidable.