SEGURO DE VIAJE Y TARJETA SANITARIA EUROPEA: EL TÁNDEM PERFECTO

Seguramente has oído hablar de la Tarjeta Sanitaria Europea, e incluso puede que seas titular de una. Es un documento gratuito que permite el acceso a la atención sanitaria pública durante una estancia temporal en cualquiera de los 28 estados de la Unión, así como Islandia, Liechtenstein, Noruega (países del Espacio Económico de la Unión) y Suiza.

erv_seguro_viaje_tarjeta

Sobre este tema y de cara a movernos por motivos turísticos o profesionales por la Unión Europea conviene tener claros algunos puntos para ahorrarnos sorpresas o disgustos:

– Tienen derecho a ella todos los ciudadanos de los países arriba mencionados que estén asegurados o cubiertos por un sistema de seguridad estatal, así como las personas no pertenecientes a la Unión Europea pero que residan legalmente en ella y estén también cubiertos por un régimen de seguridad social estatal.

– La tarjeta sanitaria europea otorga el derecho a la asistencia médica en las mismas condiciones que los ciudadanos de ese país. Por lo tanto, no garantiza la gratuidad total de los servicios médicos, dado que una intervención médica que en España pueda ser gratuita (cubierta por la Seguridad Social) en otro país europeo puede no serlo.

erv_seguro_viaje_asistencia_sanitaria_europa

 

No supone una alternativa al seguro de viaje ya que no cubre la asistencia sanitaria privada ni otros costes derivados, como por ejemplo un vuelo de repatriación del enfermo junto con un acompañante. Nuestro producto “estrella”, el seguro Select, cubre hasta 30.000 € de gastos médicos, quirúrgicos o de hospitalización en Europa (ampliables hasta 48.000 € si así lo desea el asegurado).

– Se requiere una Tarjeta Sanitaria Europea por cada miembro de la unidad familiar. Su validez es de dos años, pudiéndose renovar siempre y cuando se sigan cumpliendo los requisitos que dieron lugar a su obtención. Como hemos explicado anteriormente, sería más que conveniente contratar además un seguro de viaje que cubra aquello que está fuera del alcance de la tarjeta sanitaria europea. Existen seguros de viaje con tarifas familiares especiales, incluso por periodos anuales, que cubren todos los viajes que realicen los miembros de la familia durante todo el año.

seguro_asistencia_medica_erv_ambulancia

 

– La Tarjeta Sanitaria Europea no es válida si el motivo por el que se desplaza a otro Estado es recibir un tratamiento médico específico, ni tampoco es el documento adecuado cuando un ciudadano de la Unión traslade su residencia habitual al territorio de otro Estado miembro. En este caso debería darse de alta en ese otro país.

Como vemos, es un documento de especial interés, que deberíamos solicitar, si todavía no lo tenemos, y que, debidamente combinado con un completo seguro de viaje como los que te ofrece ERV, nos garantizará la tranquilidad total en nuestros desplazamientos por el Viejo Continente, ya sea por motivos de ocio o de negocio, y con la total seguridad de que, en caso de enfermedad o accidente, recibiremos la adecuada atención médica.

¡Ah! Y no nos olvidemos de esos otros miembros de la familia: los de cuatro patas. Como ciudadano de la UE, puedes viajar libremente con tu perro, gato o incluso hurón, si dispones del pasaporte europeo para animales de compañía. El pasaporte te lo puede expedir cualquier veterinario autorizado y debe hacer constar los datos de la vacunación antirrábica. Recordemos también que existe, además, un servicio gratuito para resolución de dudas o problemas relativos a nuestros derechos en la Unión Europea: es el denominado Solvit.